Medicamentos para la Diabetes Tipo 2. Lo Nuevo y Lo Tradicional.

  • Alfredo Jácome Roca Academia Nacional de Medicina
Palabras clave: diabetes, diabetes tipo 2, endocrinología, diabetología

Resumen

Al fijar su posición sobre la atención médica de la diabetes según estándares aceptados en 2007, la Asociación Americana de Diabetes (ADA) recomienda tratamientos clásicamente conocidos1. Como dicha guía fue publicada en medio de la avalancha de nuevos productos para una enfermedad que afecta más de veinte millones de americanos, y la padecerán trescientos treinta millones de personas a nivel mundial en 2025, algún experto declaró que las susodichas guías ya estaban desactualizadas al momento de salir ¿Será esto cierto? La industria farmacéutica invierte millonarias sumas en investigación de productos para la diabetes y para muchas otras dolencias que a menudo también padecen los diabéticos, que generalmente intentan reproducir la situación fisiológica del control de la glicemia. Así aparecen análogos, inhibidores enzimáticos, hormonas mejoradas, hipoglicemiantes que además reducen el peso del enfermo, etc. Infortunadamente en este campo –como en muchos otros- no es infrecuente que por alguna razón resulte un fiasco, o que algún estudio posterior descubra que no era tan bueno como se decía, o quizás no era superior a genéricos que hace tiempo están incorporados en la práctica médica. Como en nuestro medio tenemos la tendencia a estar en la penúltima moda, no es raro de que para cuando el producto vaya a introducirse en el país, perfectamente podría estar ya desacreditado. Sin embargo es conveniente analizar los nuevos tratamientos farmacológicos para la diabetes (e incluso para la obesidad) en términos objetivos. Es posible que en un número de casos resulten de ayuda en el manejo del complejo síndrome metabólico y de la diabetes mellitus tipo 2 misma. El manejo integral de la diabetes –e incluso su prevención- considera la educación, el ejercicio físico y la dieta, además de la farmacoterapia2. Una enorme cantidad de diabéticos ignora en qué consiste su enfermedad, cómo cuidarla, cuáles son las complicaciones que podría tener y cómo prevenirlas o retardarlas. Está claro –por los estudios DCCT (Diabetes Control and Complications Trial) y UKPDS (United Kingdom Prevention Diabetes Study) -que tanto los pacientes con diabetes tipo 1 como los con la tipo 2, tienen un mejor pronóstico3,4 si mantienen glicemias normales según el autocontrol con tiras reactivas (Figura 1), o con cifras de hemoglobina glicosilada (que debe medirse cada dos a tres meses) que sea inferior a 7% según la ADA o menor a 6.5% según la Asociación Americana de Endocrinólogos Clínicos. Uno de los más importantes estudios fue el UKPDS, básico para el manejo integral del diabético tipo 2. Las implicaciones más importantes de este estudio tuvieron que ver con las complicaciones micro y macrovasculares.

Biografía del autor/a

Alfredo Jácome Roca, Academia Nacional de Medicina
Internista-endocrinólogo, de la consulta externa de la Asociación Colombiana de Diabetes.

Citas

1. American Diabetes Association. Standards of medical care in diabetes, 2007. Diabetes Care 2007; 30: Suppl 1:S4-S41
2. Ligaray KPL. Diabetes Mellitus, Type 2. www.e-medicine. com Nov 2, 2007
3. UK Prospective Diabetes Study (UKPDS) Group. Intensive blood-glucose control with sulphonylureas or insulin compared with conventional treatment and risk of complications in patients with type 2 diabetes (UKPDS 33). Lancet 1998;352:837-853.
4. The Diabetes Control and Complications Trial/Epidemiology of Diabetes Interventions and Complications (DCCT/EDIC) Study Research Group. Intensive diabetes treatment and cardiovascular disease in patients with type 1 diabetes. N Engl J Med 2005; 353:2643-2653.
5. Bolen S, Feldman L et al. Systematic Review: Comparative Effectiveness and Safety of Oral Medications for Type 2 Diabetes Mellitus. MHS 2007; 147 (6): 386-399
6. Jácome A. Rosiglitazona, otro grande en la cuerda floja. Tensiómetro Virtual http://www.encolombia.com/medicina
/materialdeconsulta/htm
7. Nissen SE, Wolski K. Effect of rosiglitazone on the risk of myocardial infarction and death from cardiovascular causes. N Engl J Med 2007; 356: 2457-2471
8. Drazen JM et al. (Editorial). Rosiglitazone — Continued Uncertainty about Safety. www.nejm.org June 5, 2007
9. González MY, Muñiz A. Las nuevas insulinas. FMC 2003; 10: 59-68
10. Aragón A, Oliván B y col. Las nuevas insulinas:Revisión Inform Terap Sist Nacion Salud 2004; 28 (2).
11. Gammeltoft S, Hansen BF, et al. Insulinaspart: A novel rapidacting human insulin analogue. Exp Opin Invest Drugs 1999; 8:1431-1441.
12. Jácome A. Fisiología endocrina, tercera edición. Academia Nacional de Medicina, Bogotá, 2005.
13. Krentz A. Management of type 2 diabetes in the obese patient: current concerns and emerging therapies. Curr Med Res Opin. 2007 Dec 20
14. Scott R, Loeys T, Davies MJ, Engel SS. Effi cacy and safety of sitagliptin when added to ongoing metformin therapy in patients with type 2 diabetes. Diabetes Obes Metab. 2008 Jan 14; [Epub ahead of print].
15. Schmitz O, Brock B, Rungby J. Amylin agonists: a novel approach in the treatment of diabetes. Diabetes. 2004; 53: S233-8.
16. Hollander P. Anti-Diabetes and anti-obesity medications: effects on weight in people with diabetes. Diabetes Spectrum 2007; 20:159-165
17. Gæde P et al. Effect of a multifactorial intervention on mortality in type 2 diabetes. N Engl J Med 2008; 358 (6): 580-591.
Publicado
2008-06-22
Sección
Artículo Científico