PANDEMIAS Y AGLOMERACIONES

  • Jaime Bernal Villegas Academia Nacional de Medicina de Colombia
Palabras clave: pandemias, aglomeraciones, aglomeraciones en Pandemia

Resumen

El 5 de marzo de 2020 se reportó el primer caso de infección por COVID 19 en Colombia. Hoy, 473 días más tarde, el país registra, según datos de la Universidad de Johns Hopkins, 3.997.021 casos y 101.302 muertes. A nadie son ajenos los serios trastornos médicos y sociales a que hemos sido sometidos, en razón a la pandemia, en estos largos meses. Las cuarentenas, el distanciamiento social, el impacto en la economía, el uso de las mascarillas, la sistemática desinformación, la politización de la enfermedad, el contagio, la enfermedad y la muerte nos han sometido, colectivamente, a situaciones de estrés raramente vistas. Sin duda, todos estos elementos (y otros que vienen de atrás) han jugado un papel en la gestación de las manifestaciones, paros y bloqueos que hemos presenciado en los últimos meses. Dado que las herramientas más poderosas que hemos tenido para tratar de contener el desarrollo de la pandemia, además de las recientes vacunas, han sido el lavado de las manos, el uso de la mascarilla y el distanciamiento social y estas no han sido debidamente respetadas durante las manifestaciones populares, vale la pena analizar, entonces, qué tanto pueden haber influido en el comportamiento de la pandemia en los últimos meses. Si bien es muy complejo cuantificar este y otros elementos que intervienen en el desarrollo de la pandemia, hay varias formas de averiguar algo al respecto. Por ejemplo, el trabajo de Chu y colaboradores (1) identificó 172 estudios observacionales en 16 países y seis continentes, mostrando que la transmisión del virus es menor cuando la distancia física es de un metro o más, que la protección aumenta a medida que aumenta la distancia y que el uso de la mascarilla puede llevar a una notable reducción del riesgo de infección, todos ellos hallazgos estadísticamente significativos; mas aun, Setti y colaboradores (2) han sugerido que la distancia mínima para disminuir el riesgo de infección no es de uno sino de dos metros, siempre y cuando se use la mascarilla masivamente en las actividades diarias. Pero hay aún más datos que dan luces sobre los efectos de las aglomeraciones humanas en el COVID 19. En octubre del año pasado, Bernheim y colaboradores (3), del prestigioso Instituto para la Investigación de Políticas Económicas de la universidad de Stanford, publicaron su documento de trabajo No 20-043 en el cual analizan los efectos de los rallies del entonces presidente Trump en la dispersión del virus COVID 19. El estudio es complejísimo, pues utiliza las más robustas herramientas estadísticas y analiza 21 rallies llevados a cabo entre junio 20 y septiembre 22 de 2020. Las conclusiones son muy claras: “Nuestro análisis soporta fuertemente las alarmas y recomendaciones de los oficiales de salud pública concernientes al riesgo de transmisión de COVID-19 en reuniones de grupos grandes, particularmente cuando no se siguen cuidadosamente las guías sobre el distanciamiento y el uso de mascarillas.

Biografía del autor/a

Jaime Bernal Villegas, Academia Nacional de Medicina de Colombia
Editor. Miembro Correspondiente de la Academia Nacional de Medicina.

Citas

1. Chu D, Akl E, Duda S, Solo K, Yaacoub S, Schünemann H et al. Physical distancing, face masks, and eye protection to prevent person-to-person transmission of SARS-CoV-2 and COVID-19: a systematic review and meta-analysis. The Lancet. 2020;395(10242):1973- 1987.
2. Setti L, Passarini F, De Gennaro G, Barbieri P, Perrone M, Borelli M et al. Airborne Transmission Route of COVID-19: Why 2 Meters/6 Feet of Inter-Personal Distance Could Not Be Enough. Int J Environ Res Public Health. 2020;17(8):2932.
3. Bernheim B, Freitas-Groff Z, Buchmann N, Otero S. Institute for Economic Policy Research [Internet]. Siepr. stanford.edu. 2020 [consultado 25 Junio 2021]. Disponible en: https://siepr.stanford.edu/sites/default/files/publications/20-043.pdf
Publicado
2021-07-18