Volver a los detalles del artículo EL HEMOGRAMA COMO PREDICTOR EN LA INFECCIÓN POR SARS-CoV-2